Tesoros devocionales | Lance Wubbels |Editorial Unilit

Tesoros Devocionales

Proveedor
Unilit
Precio habitual
$16.000,00
Precio de venta
$16.000,00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Descubre los tesoros que Dios nos ofrece en Su Palabra a través de esta compilación de meditaciones de líderes espirituales legendarios cuyas vidas y palabras siguen impactando a la Iglesia y al mundo. 

Hudson Taylor (1832-1905). Secretos Espirituales. En 1865 fundó la Misión del interior de la China, en aquel entonces un cerrado Imperio. Vivió sin apoyo imperial confiando en que Dios, quien lo había llamado a esta misión, supliera todas sus necesidades. Durante 50 años, Dios demostró Su fidelidad y le concedió el deseo de alcanzar a casi toda China con el Evangelio. Taylor, quien soportó muchos sufrimientos incluyendo la pérdida de 4 de sus hijos y su primera señora, comparte los secretos espirituales de su vida y su obra y nos asegura que hoy el poder de Dios está disponible.

George Müller (1805-1898). Fe. Un gigante de la fe, conocido por los numerosos orfelinatos que construyó y mantuvo en Ashley Down, Bristol, Inglaterra. Se hizo cargo de 10.024 huérfanos y estableció 117 escuelas en dónde más de 120.000 niños recibieron una educación cristiana. Contribuyó generosamente con otras misiones, aunque desde el comienzo se rehusó a recibir un salario y a pedir ayuda financiera para él o sus proyecyos. Müller comparte el secreto transformador de acercarse con confianza al trono de Dios para allí recibir provisión para todas las necesidades. 

Charles Spurgeon (1834-1892). Oración. Es conocido como el "Príncipe de los predicadores". A la edad de 21 años era el predicador más popular de Inglaterra. De joven era usual verle predicar 10 a 12 veces al día. A pesar de su don de oratoria, su confianza siempre estaba en el Espíritu de Dios y no en él mismo. Un gran creyente y maestro de la oración y la predicación dirigida por el Espíritu Santo. Con su pluma magistral describe la majestuosidad del trono de la gracia y de la oración adoradora. Además de sus deberes pastorales y sus centenares de escritos, fundó escuelas dominicales, iglesias y un orfelinato.