Martín Lutero, su vida y su obra | Federico Fliedner | Editorial Clie

Martín Lutero, su vida y su obra

Proveedor
Clie
Precio habitual
$58.000,00
Precio de venta
$58.000,00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

El libro que tienes entre manos, afortunado lector, es uno de los clásicos de ese Movimiento Evangélico español que en el siglo pasado diera origen al Protestantismo ibérico contemporáneo. Este es un libro popular, escrito por un misionero alemán, paisano y buen conocedor de Lutero y de su obra. Es un libro de fácil lectura, que condensa las realizaciones e intuiciones de Martín Lutero, uno de los hombres más influyentes en la historia del Cristianismo.

La bibliografía sobre Lutero es un verdadero océano. Los especialistas saben bien que hay todo un verdadero mar de libros, en todas las lenguas, que va subiendo constantemente y que hay que saber navegar en él para no ahogarse. Y, sin embargo, el presente libro es esencial para quienes estén interesados en la Reforma, no solamente por la escasez de libros objetivos sobre la materia en nuestra lengua, mas también por el influjo que tuvo en el Protestantismo español de finales del siglo pasado y de la primera mitad del presente. Esta biografía de Lutero presenta de manera objetiva hechos y personas que en nuestros días de ecumenismo algunos estudiosos de la Iglesia oficial empie- zan a aceptar, corrigiendo las calumnias, detracciones, mutilaciones y hasta blasfemias sobre la vida del reformador.

La Reforma es uno de los hechos clave de la historia moderna, está en el origen del progreso de los pueblos del norte de Europa; para los evangélicos es una vía de acercamiento al cristianismo primitivo y un método para renovar la Iglesia reformándola constantemente según los principios y prácticas de las comunidades apostólicas. Estos factores no han estado presentes de una manera influyente en los pueblos latinos, si exceptuamos una porción de la cultura francesa. España y los pueblos hermanos de América se cerraron herméticamente a este influjo benéfico y progresista desde el siglo XVI, y ello trajo consecuencias catastróficas que solamente en nuestros días se empiezan a corregir precisamente por la presencia cada vez más numerosa de iglesias evangélicas en todas nuestras naciones.