La Mentira | Ken Ham | Master Books

La Mentira

Proveedor
Master Books
Precio habitual
$30.000,00
Precio de venta
$30.000,00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Revisada y ampliada para esta edición especial al celebrar el aniversario núm. 25, Ken Ham, toma nuevamente la delantera al señalar el precipicio inminente hacia el cual están corriendo demasiados líderes de la iglesia: una negación de la plena autoridad y exactitud de la Biblia desde su primer versículo. Además, Ken muestra poderosamente cómo las ideas de la evolución y millones de años están alejando a los jóvenes de la fe cristiana, y provee sólidas soluciones bíblicas para cambiar la situación. Este libro que fue publicado por primera vez en 1987 tomó una firme postura que resultó ser profética. Ken advirtió a la iglesia acerca de los efectos destructivos de hacer concesiones con las ideas evolutivas/millones de años. Advirtió que hacer concesiones en el Génesis debilitaría la autoridad bíblica en la cultura y erosionaría la confianza en la infalibilidad de la Palabra de Dios. Hoy en día, los cristianos (y los que consideran la fe cristiana) cada vez más dudan de la fiabilidad de la Biblia.

    El hacer concesiones con Génesis nos ha llevado a una pérdida generacional de una aceptación de la autoridad absoluta de la Palabra de Dios, la cual conduce a un éxodo de jóvenes de la iglesia.
    La razón por la que el Génesis sigue siendo críticamente importante en la presentación del Evangelio.
    Descubra cómo la manera en que abordamos el relato bíblico de la creación afecta nuestra comprensión de toda la Escritura e incluso nuestra cosmovisión.

Los temas son de suma importancia cuando nos damos cuenta de que hoy en día tenemos cristianos no sólo confundidos en cuanto al Génesis y la edad de la tierra, sino incluso sobre la realidad del infierno, Adán como persona real y las propias palabras de Cristo sobre la creación, el matrimonio y mucho más. Una concesión sólo lleva a otra – y tiene que terminar si queremos dejar un legado de fe para las futuras generaciones.