El burrito que cargó a un Rey
El burrito que cargó a un rey
El burrito que cargó a un rey
El burrito que cargó a un rey
El burrito que cargó a un rey
El burrito que cargó a un rey
El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un Rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey
  • Cargar imagen en el visor de la galería, El burrito que cargó a un rey

El burrito que cargó a un rey

Proveedor
B&H Español
Precio habitual
$54.000,00
Precio de venta
$54.000,00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

La enseñanza bíblica acerca de Jesús como el Siervo Sufriente que llevó los pecados de Su pueblo a la cruz se presenta de forma muy clara a chicos y chicas en El burrito que cargó a un Rey, el libro más reciente para niños del respetado teólogo, autor y educador R.C. Sproul.

Memo, era un joven burrito, aburrido e infeliz porque nadie jamás le dió una tarea para hacer. Un día, unos extraños vinieron a la puerta y su amo lo eligió para una tarea muy especial. Memo cargó al Rey, Jesús, y lo llevó a Jerusalén. Días después Memo vió a algunas personas muy enojadas, haciendo que el Rey llevara una pesada viga de madera. Memo no podía entenderlo, hasta que otro burro le ayudó a entender que el Rey erá un Siervo para Su pueblo. El burrito que cargó a un Rey, ofrece una perspectiva única del evento de la semana de la pasión de Jesús y llama a todos los creyentes, adultos y niños, a seguir los pasos del Siervo Sufriente para la gloria de Dios. Jesús estuvo dispuesto a dejar las glorias del cielo para sufrir y morir en este mundo por nosotros, por lo que debemos servirle con todo el corazón.

Páginas: 48