SKU
01560
Sólo queda 1

Las Bienaventuranzas y la Oración del Padre Nuestro

El trabajo al que el siervo de Cristo ha sido llamado es multifacético. No solamente debe predicar el evangelio a los perdidos, alimentar a la grey de Dios con ciencia y con inteligencia (Jeremías 3:15), y quitar las piedras de tropiezo de en medio del camino (Isaías 57:14), sino que también es instado a "Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión" (Isaías 58:1, 1 Timoteo 4:2). Aun otra parte importante de su comisión se describe en "Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios" (Isaías 40:1). ¡Qué título tan honroso: "pueblo mío"! ¡Qué relación tan reafirmante: "vuestro Dios"! ¡Qué labor tan placentera: "consolar"!

La Primera predicación de Cristo parece haber sido resumida en una corta, pero crucial oración, tal como lo fue la de Juan el Bautista antes de Él, "Arrepentíos, porque el Reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2; 4:17). No es apropiado exponer en un estudio tan breve aquel tema tan interesante, el Reino de los cielos, pero estas Bienaventuranzas nos enseñan mucho respecto de aquellos que pertenecen a aquel Reino, y sobre quienes Cristo pronunció las formas más sublimes de bendición.

Después de todo lo que ha sido dicho y escrito por hombres de Dios sobre la oración, necesitamos algo mejor que aquello que es de origen meramente humano para guiarnos, si es que vamos a cumplir de forma correcta este esencial deber. Cómo criaturas ignorantes y pecadoras han de intentar presentarse ante el Dios Altísimo, cómo han de orar de manera aceptable a Él y cómo han de obtener de Él lo que necesitan, tan sólo puede ser descubierto a medida que el gran oyente de las oraciones se complace en revelarnos Su voluntad. Desde los tiempos más antiguos ha sido llamada "la Oración del Padre Nuestro", no porque sea una oración que Cristo mismo le dirigió al Padre, sino porque fue provista con gracia por Él para enseñarnos, tanto la manera como el método para orar y los asuntos por los cuales orar.

 

Más Información
Autor Arthur Walkington Pink
Editorial Publicaciones Faro de Gracia
ISBN 1629460273, 9781629460277
Páginas 132
Dimensiones 13.5 X 21.5 X 0.8 cms
Título en Inglés The Beatitudes and the Lord's Prayer
Acerca del Autor

A.W. Pink nació en Nottingham, Inglaterra el 1 de abril, 1886 en una familia cristiana, fue convertido a la edad de 20 años. Se inmigró a los EEUU para estudiar, y en 1916 se casó con Vera Russell de Kentucky. De 1925 a 1928 sirvió en Australia como pastor de dos congregaciones, y luego regresó a Inglaterra y a los EEUU el año siguiente. Así pastoreaba iglesias en Colorado, California, Kentucky y Carolina del Sur. En 1922 inició el periódico mensual, Estudios en las Escrituras, que fue publicado en el inglés para una circulación de 1000 más o menos. En 1934 regresó a Inglaterra para seguir escribiendo libros y tratados, y murió en Escocia el 15 de Julio, 1952. Después de su muerte, sus obras fueron publicadas por Banner of Truth para una audiencia mundial, haciéndole "uno de los autores evangélicos más influyentes en la segunda mitad del siglo veinte" conforme al biógrafo, Iain Murray. Sus escritos han levantado un avivamiento de predicación exposicional y enfocado los corazones de sus lectores en el vivir bíblico.

Contenido

Las Bienaventuranzas

  • Introducción
  • La Primera Bienaventuranza 
  • La Segunda Bienaventuranza
  • La Tercera Bienaventuranza
  • La Cuarta Bienaventuranza
  • La Quinta Bienaventuranza
  • La Sexta Bienaventuranza
  • La Séptima Bienaventuranza
  • La Octava Bienaventuranza
  • Conclusión
  • Las Bienaventuranzas y Cristo

La oración del Padre nuestro

  • Introducción
  • A Quién está dirigida
  • La Primera Petición
  • La Segunda Petición
  • La Tercera Petición
  • La Cuarta Petición
  • La Quinta Petición
  • La Sexta Petición
  • La Séptima Petición
  • La Doxología

 

 

Tipo de Cubierta Tapa Rústica
Año Edición en español 2016
Escribir Su propia reseña
Estás revisando:Las Bienaventuranzas y la Oración del Padre Nuestro
Su valoración