Zoom

Anterior Siguiente

Advertencias a las Iglesias

Sea el primero en realizar una reseña de este producto

Vista General Rápida

Una protección para las ovejas de Cristo y una advertencia de los peligros que les acecharán.

Disponibilidad: Agotado

COP62,000.00

Detalles

J.C. Ryle es conocido principalmente por sus escritos claros y vivos acerca de asuntos espirituales y particularmente por su destacada serie de “Meditaciones sobre los Evangelios”. Su gran propósito en todo  su ministerio fue fomentar una vida cristiana comprometida y seria. Pero Ryle no era ingenuo en su idea de cómo alcanzarlo. Reconocía que, como pastor del rebaño de Dios, tenía la responsabilidad de proteger a las ovejas de Cristo y de advertirlas de los peligros que acecharan. Esto es lo que hace en “Advertencias a las iglesias”, tratando asuntos siempre vigentes como en los capítulos “Sin falsificar la Palabra”, “Temores apostólicos” y “La falibilidad de los ministros”

La doctrina y la conducta de la Iglesia están en constante peligro de corromperse apartándose de su carácter original dado por Dios. En vista de esto, Ryle se ve obligado a hacer serias advertencias, por muy controvertido que esto pueda resultar. Como él mismo dice: “Hay ocasiones en que la controversia (…) es (…) un beneficio. Prefiero la gran tormenta a la epidemia de malaria. Esta avanza en la oscuridad y nos envenena en silencio (…). Aquella asusta y atemoriza durante un tiempo. Pero pronto pasa y limpia el aire (p. 104).

Los escritos de Ryle siempre vienen marcados por fuertes convicciones y claridad de expresión. En ningún lugar es esto más evidente que en las conferencias y artículos reunidos en “Advertencias a las iglesias”.

Información Adicional

Autor John Charles Ryle
Editorial Peregrino
Año 1967, Edición en español 2003
ISBN 8486589665, 9788486589660
Páginas 160
Tipo de Cubierta Tapa Rústica
Dimensiones 13.5 X 21.5 X 1 cm
Peso 0.2100
Título en Inglés Warnings to the Churches
Contenido
  • Prefacio a la edición original
  • La iglesia verdadera
  • Sin falsificar la Palabra
  • “Ocúpate en estas cosas”
  • Fariseos y saduceos
  • Doctrinas diversas y extrañas
  • La falibilidad de los ministros
  • Temores apostólicos
  • La idolatría
Acerca del Autor

J.C. Ryle nació en Inglaterra en el año 1816. Terminó sus estudios en las Universidades de Eton y Oxford donde, además de adquirir una buena educación, fue conocido por su habilidad como jugador de cricket. Su conversión tuvo lugar en el año 1837 después de haber quedado fascinado por una lectura en público del capítulo dos de Efesios. El lector, cuyo nombre Ryle nunca conoció, hizo un gran hincapié en el versículo ocho, haciendo una breve pausa después de cada oración. Esto es lo que Ryle oyó: “Porque por gracia habéis sido salvados — por medio de la fe — y esto no de vosotros — sino que es don de Dios”. La justificación por la fe, la verdad que transformó a Lutero tuvo el mismo efecto sobre Ryle.

Cuando Ryle se graduó con honores en 1838, consideró que su futuro estaba en el Parlamento, pero el Señor, su Creador y Salvador, tenía otros planes. Como hijo mayor de un rico banquero, Ryle debía heredar un gran patrimonio y una inmensa fortuna. Sin embargo, como escribe el propio Ryle, le agradó a Dios cambiar el curso de su vida por medio de la “ruina total” del patrimonio de su familia. En vez de vivir una vida envuelta en la política, el rumbo que tomó la vida de Ryle fue otro. Fue dirigido a una vida de servicio fiel en la Iglesia Anglicana.

En el año 1880, después de cuarenta años en el ministerio, cuando ya tenía sesenta y cuatro años, fue nombrado primer obispo de la populosa ciudad de Liverpool. Allí, Ryle trabajó arduamente e hizo mucho bien hasta que no pudo más y renunció a la edad de ochenta y tres años, unos cuantos meses antes de su muerte, el diez de junio del año 1900.

Fue un escritor prolífico, tanto de libros como de folletos, de enorme popularidad. Para el año 1867 se calcula que se habían vendido unos quince millones de ejemplares de sus escritos. Era miembro de la “Iglesia Baja”, o ala evangélica del anglicanismo, ejerciendo en ella una dirección sana y sensible. En su diócesis desarrolló un ministerio de predicación vigoroso y directo, complementado con un fiel cuidado pastoral de su membresía.

Constituyó un fondo de pensiones para el sostenimiento de los pastores, edificó cuarenta nuevas iglesias, demostrando en todo ser un buen administrador. La fortaleza de su carácter se dejó notar cuando, al ser duramente criticado, declaró que su política era preocuparse primero del sueldo de los pastores antes que de gastar el dinero en la construcción de una catedral.

Moderado en sus relaciones eclesiásticas con los anglo-católicos y los modernistas, nunca comprometió su fe ni sus convicciones, antes al contrario, influyó en la vida de muchos jóvenes pastores con su ejemplo y sus escritos.

Amante de la Reforma del siglo XVI y sus altos principios cristianos, escribió sobre los mártires de la misma en Inglaterra, así como sobre los grandes líderes evangélicos del Avivamiento religioso del siglo XVIII, como Whitefield (v.).

Sus obras devocionales han sido de incalculable bendición a muchos de sus lectores, por su llamado activismo bíblico, en el sentido de que el verdadero cristiano no puede contentarse con una visión estática de la fe, sino que la vida espiritual, recibida por el nuevo nacimiento, debe ser una fuerza que impulse todas las facultades de la persona renacida. J.I. Packer (v.) dice que todo buen creyente encontrarán en Ryle una fiesta, una mina de oro, un acicate, comida, bebida, medicina, todo en uno.

Ryle es conocido por la naturaleza simple y directa de sus escritos y por su ejemplo evangélico sin fluctuaciones en un tiempo en el que se cuestionaba la veracidad y la fiabilidad de las Escrituras. Por esa razón Ryle fue y es un personaje querido y aceptado por aquellos que aman la fe reformada y evangélica como la predicó Whitefield.

Fuente: Editorial Clie.

Escribe tu propia reseña

You're reviewing: Advertencias a las Iglesias

Etiquetas de Producto

Use espacios para separar las etiquetas. Use comillas simples (') por frase.

SÍGUENOS

MEDIOS DE PAGO
Sign Up for Our Newsletter:

Back to Top